domingo, mayo 19

A 40 años del cierre de la Escuela de las Américas

Hoy, 1 de octubre de 2023, han transcurrido 40 años, cuando a pocos días antes de concluir su mandato presidencial, el Dr. Jorge E. Illueca clausuró la Escuela de Las Américas que funcionaba en el Fuerte Gulick.

Con más de 60,000 graduados, en opinión del General retirado Paul Gorman, quien fuera jefe del Comando Sur “con un oficial que ha estado en la Escuela de las Américas, es un 100 por ciento más fácil entendernos, que con otros que no, dado que los egresados entienden a los americanos. Ellos entienden que cuando los americanos les dicen que algo va a pasar, nosotros no dudamos”.

La clausura de la Escuela de las Américas no fue tarea fácil y para hacerla efectiva el presidente Illueca tuvo que superar serias dificultades.

El Embajador Everett Ellis Briggs, en su libro Honor to State (2019), al plasmar sus reflexiones, nos dice que los generales Gorman y Noriega habían sostenido conversaciones privadas, para darle un giro a la terminación de conformidad con lo estipulado en el Tratado del Canal o por lo menos postergar lo inevitable por unos años”. (La traducción al español es del Autor).

No menciona el embajador Briggs, que los generales Gorman y Noriega, actuando por las Fuerzas de los Estados Unidos de América y las Fuerzas de Defensa de la República de Panamá, respectivamente, por intermedio del teniente coronel Bernardo Barrera, jefe de la Comisión de Defensa y Seguridad de las Fuerzas de Defensa Nacional, habían presentado cuatro proyectos de acuerdo, que habían negociado, prolongando su existencia con otra denominación, a la Cancillería panameña el 25 de enero de 1984, los cuales tendrían una duración de 12 años renovables a partir del 1 de octubre de 1984 y deberían ser formalizados mediante notas diplomáticas.

En la parte final de la nota CDS-1363 de 25 de enero de 1984, el teniente coronel Barrera, informaba que la contraparte, las Fuerzas de los Estados Unidos de América, requerían con urgencia formalizar estos acuerdos a través de los canales diplomáticos, para que el Congreso de los Estados Unidos asignara los fondos necesarios para la operación y funcionamiento, del Instituto Panamericano de Ciencias Militares y Desarrollo Nacional, que sería creado a partir del 1 de octubre de 1984.

El 31 de julio de 1984, en el Mausoleo de Omar Torrijos, ante una nutrida concurrencia congregada para conmemorar el tercer aniversario de su muerte, el presidente Illueca, a sabiendas de que actuaba en pugna con lo actuado por el general Manuel Antonio Noriega, declaró: “las áreas e instalaciones de la Escuela de las Américas y el Fuerte Gulick a partir del 1 de octubre de 1984 quedarán bajo la exclusiva soberanía y jurisdicción de la República de Panamá… y en ellas ondeará única y absoluta la bandera de Panamá”.

Testimonio histórico de ese capítulo de la historia fue ofrecido a la ciudadanía por el coronel Roberto Díaz Herrera en la edición del 25 de junio de 1977 del diario El Universal de Panamá, quien relata, su diálogo con el general Noriega y el presidente Illueca, así: “General Noriega: Quiero que vayas con Justines donde Jorge Illueca y le digas que necesitamos una prórroga de un par de años para la reversión de Gulick a Panamá.

Coronel Díaz Herrera: ¿Me estás hablando de romper la fecha pactada para recibir Gulick, que ya ha sido anunciada?

General Noriega: Sí, y no le pongas reparo, porque hay elementos estratégicos que no conoces. Simplemente pídele que necesitamos prorrogar más la utilización de ese Fuerte por los americanos.

Nos presentamos a la brevedad donde don Jorge. Sentí que olía la visita militar. Lo vi cortés como siempre, pero severo, defensivo, casi. El diálogo, escueto, breve, tenso.

Hablé yo: Coronel Díaz Herrera: Dice el comandante que se hace necesaria la prórroga de la utilización de Fuerte Gulick por razones geopolíticas para los americanos.

Francamente, no pudimos seguir explicando nada, y para mi regocijo personal, la voz de Illueca se alteró profundamente.

Presidente Illueca: Dígale a su comandante que de ningún modo cuente conmigo para eso. La fecha tope de Gulick se cumplirá o yo no soy más presidente”.

Posteriormente, dice el coronel Díaz Herrera: “La noticia sacudió a mi coyuntural jefe” y el general Noriega le expresó: “Qué vaina se ha creído este. Pero deja eso en mis manos. Yo le voy a hablar personalmente”.

Sobre el incidente, Jorge Illueca recordaba que la delegación que lo visitó al Palacio de las Garzas estuvo integrada por el coronel Roberto Díaz Herrera, el coronel Marco Justines y el coronel Bernardo Barrera y que les pidió a los coroneles que le dijeran al general Noriega que en el asunto de la Escuela de las Américas “estamos en el kilómetro cero”.

Sobre el cierre de la Escuela de las Américas, el primer administrador panameño del Canal, Fernando Manfredo, en su libro La transición del Canal a Panamá 1979 – 1990, da su testimonio: “Desde la época del general Paredes se habían realizado conversaciones sobre extenderles el uso de las instalaciones, pero sin ponerse de acuerdo. Illueca sospechaba que Noriega le había prometido al Comando Sur que la extensión sería autorizada, y decidió jugársela. Por fortuna, Illueca pudo terminar el período presidencial”.

Afirmado en el altorrelieve de la geografía física, el 1 de octubre de 1984, el presidente Illueca, en nombre de la nación panameña, reincorporó Fuerte Gulick al mapa espiritual de la República.

Abogado y profesor de derecho internacional