miércoles, abril 24

Biden emitió el voto que valida su investigación de impeachment: «Atacan con mentiras»

La Constitución de Estados Unidos establece que el presidente puede ser destituido de su cargo en un contexto político si comete «delitos o faltas graves»

Joe BidenEFE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó a estos miles de republicanos en la Cámara Baja de atacar con «mentiras», después de que la cámara formalizara la investigación sobre el jugo político («impeachment») en su contra.

«Además de hacer algo para ayudar a mejorar la vida de los estados, están centrados en comprometerse con sus mentes», dijo en un comunicado tras la votación, que obtuvo 221 votos a favor y 212 en contra.

El presidente, que acusó a los republicanos de gastar bromas financieras a China y de demostrar su influencia política a favor de las negociaciones de su familia, señaló también que la votación de hoy implica un «arte político infundado».

«Los propios republicanos del Congreso admiten que no se basa en eso», afirmó.

La investigación fue iniciada en septiembre de forma unilateral por el entonces presidente de la Cámara Baja, Kevin McCarthy, designado por el Comité de Vigilancia, la Justicia y los Medios y Arbitrios.

Los conservadores confían en que la formalización del proceso facilite hoy el acceso a información, documentos y testimonios.

La oposición acusa al presidente demócrata de haber utilizado su influencia cuando fue vicepresidente de Estados Unidos en el Gobierno de Barack Obama (2009-2017) para ayudar a su hijo Hunter y a otros familiares en tratos irregulares con los «enemigos» del país.

Durante este tiempo, según el actual presidente de la Cámara Baja, y también republicano Mike Johnson, los comités concluyeron que la familia Biden recibió más de 15 millones de dólares de empresas y gobiernos extranjeros de Ucrania, Rusia, Kazajistán, Rumanía y China entre 2014. y 2019. Sus afiliados recibieron otros 9 millones.

Hunter Biden había convocado a estos miles a una declaración a puerta cerrada sobre el asunto, pero renunció a su citación alegando que quería que su testimonio fuera público.

La Constitución de Estados Unidos establece que el presidente puede ser destituido de su cargo en un contexto político si comete «delitos o faltas graves».

Tras la nominación, la Cámara de Representantes debe votar si presenta cargos contra el mandato actual, pero el poder de destituir al presidente del país vuelve posteriormente al Senado, donde actualmente los demócratas tienen el control.