miércoles, abril 24

Cierran un paso fronterizo entre Afganistán y Pakistán por enfrentamientos armados

El paso fronterizo de Torjam, en la frontera entre Afganistán y Pakistán, ha sido cerrado este miércoles a raíz de unos enfrentamientos armados entre las fuerzas de seguridad de ambos países, sin que por el momento estén claros los motivos o si se han registrado víctimas.

El Ministerio del Interior afgano ha apuntado en un mensaje en su cuenta en la red social X, anteriormente conocida como Twitter, que «las fuerzas afganas respondieron a un ataque paquistaní, lo que desencadenó un enfrentamiento», antes de destacar que «las autoridades de ambos países son conscientes del enfrentamiento». «Se están llevando a cabo esfuerzos para evitar las causas y que se repitan estos incidentes en el futuro», ha añadido.

Arafat Mujayir, representante del Departamento de Información afgano en Torjam, ha dicho que los enfrentamientos estallaron después de que las fuerzas paquistaníes intentaran establecer un puesto en territorio afgano y ha asegurado que los primeros disparos fueron efectuados desde suelo paquistaní, según ha informado la cadena de televisión afgana Ariana.

Por su parte, Mohamed Idris, de los Rifles de Jíber de Pakistán, ha apuntado en declaraciones concedidas a la agencia alemana de noticias DPA que los enfrentamientos, en los que se han usado armas automáticas y artillería, al tiempo que ha asegurado que los combates se han saldado sin víctimas entre las fuerzas paquistaníes.

Afganistán y Pakistán pactaron en diciembre la formación de una comisión para resolver cualquier conflicto que surja relacionado con la Línea Durand, una demarcación fronteriza poco clara que data de la época colonial en la que son frecuentes los enfrentamientos violentos entre las fuerzas de seguridad de ambos países.

La decisión fue anunciada tras los reiterados enfrentamientos en la frontera, que se saldaron con la muerte de varias personas. Pakistán ha denunciado además que los talibán no actúan con dureza ante las operaciones en su territorio del grupo terrorista Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), conocido como los talibán paquistaníes, que han incrementado sus atentados tras anunciar en noviembre el fin del alto el fuego en vigor.