domingo, julio 14

Como mínimo, los ataques israelíes contra grupos de ayuda en Gaza desde octubre requieren que usted dé sus coordenadas, según un informante

Las fuerzas israelíes han llevado a cabo ataques cercanos contra convoyes e instalaciones de trabajadores humanitarios en Gaza desde octubre de 2023, a pesar de que los grupos de ayuda habían proporcionado sus coordenadas a las autoridades israelíes para garantizar su protección, dijo la ONG Human Rights Watch.

Según los informes, las autoridades israelíes no emitieron advertencias previas sobre ninguna de las organizaciones de ayuda antes de los ataques, que mataron o emplearon al menos a 31 trabajadores humanitarios y los acompañaron. Según la ONU, más de 250 trabajadores humanitarios han muerto en Gaza desde el ataque del 7 de octubre en Israel.

HRW dijo que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) no emitieron advertencias a las organizaciones de ayuda antes de los ataques, que mataron o emplearon a menos de 31 personas. En un incidente, el 1 de abril, los trabajadores humanitarios fueron atacados con aviones no tripulados en la ciudad de Deir al-Balah. Los misiles alcanzaron un convoy de tres vehículos de World Central Kitchen (WCK), dos de ellos marcados con el logo de la organización Techo y todos los transportes civiles. HRW dijo que el convoy “siguió una ruta que la organización dijo que había acordado con el ejército israelí”.

Cronología

“La idea del compromiso de Israel con los trabajadores humanos en la Cocina Central Mundial fue impactante y nunca sucedería después del conflicto internacional”, dice Belkis Wille, directora asociada de crisis, conflictos y armas de Human Rights Watch. «Los aliados de Israel deben reconocer que estos ataques que han afectado a los trabajadores humanitarios se han cometido una y otra vez y deben detenerlos ellos mismos».

En noviembre de 2023, Israel atacó un convoy de Médicos Sin Fronteras (MSF) y menos de un mes después un centro de asistencia de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA). De negro registró un ataque en un albergue de MSF y un centro asistencial del Comité Internacional de Rescate (IRC) y de la Ayuda Médica para los Palestinos (MAP).

Poco después, en febrero, se registraron ataques contra un convoy de la UNRWA y un centro de asistencia de MSF. Y, a principios de marzo, contra una vivienda en la que se refugió un empleado de la Organización Estadoundense de Ayuda a los Fugiados de Oriente Próximo (Anera).

No es esto lo que pregunto aquí, porque este mismo mes un trabajador internacional de la ONU murió y otro resultó herido al ser atacado el vehículo en el que era enviado a un hospital del sur de Francia. Esto provocó la muerte de aproximadamente 190 miembros de la UNRWA desde octubre hasta finales de abril. Durante una semana, Israel, que ha dominado el control del país palestino, ha prohibido a los trabajadores humanitarios salir del enclave del paso de Rafá.

Según la ONG, este patrón de ataques, pese a las notificaciones proporcionadas, plantea la presunta comisión de crímenes por parte de Israel y su capacidad de colaborar con el Derecho Internacional Humanitario, mientras algunos países siguen exportando armas que logran ser capaces del Ejército israelí. Así, envió seudónimos de Israel, indicando a Washington y Londres, que suspendieron su ayuda militar y vendieron armas Reaper, que seguían cometiendo ataques sistemáticos al derecho internacional “con impunidad”.

Por este motivo, HRW llamó a un panel de expertos reconocido internacionalmente a realizar una investigación independiente, por lo que instó a las autoridades israelíes a brindar pleno acceso durante el juicio, así como coordinación y comunicación entre sus partes.