martes, abril 16

Costa Rica declarará emergencia por migración y deportará a quienes ‘se porten mal’

El presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, anunció este martes 26 de septiembre que próximamente firmará un decreto para declarar emergencia nacional por el aumento de los flujos migratorios que ingresan en tránsito al país, y advirtió que las autoridades deportarán a los migrantes que “se porten mal”.

El presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, anunció este martes 26 de septiembre que próximamente firmará un decreto para declarar emergencia nacional por el aumento de los flujos migratorios que ingresan en tránsito al país, y advirtió que las autoridades deportarán a los migrantes que “se porten mal”.

“Esta situación amerita hacer una declaratoria de emergencia nacional debido a la cantidad de personas que están pasando por nuestro territorio”, dijo Chaves en su conferencia de prensa semanal.

La Comisión Nacional de Emergencias ha sesionado para oficializar la declaración de emergencia nacional, la cual Chaves firmará, con el fin de habilitar y agilizar fondos y recursos para atender la situación.

Según datos oficiales de Costa Rica, en lo que va de septiembre han ingresado 60.000 migrantes desde Panamá por el puesto fronterizo de la comunidad de Paso Canoas, la cual tiene una población de 20.000 habitantes.

Por Darién, la inhóspita jungla que conecta a Colombia con Panamá, han cruzado este año 390.000 migrantes, la mayoría venezolana, lo que está generando una crisis en la región.

En Paso Canoas, las autoridades de Costa Rica habilitaron una ruta de autobuses que lleva a los migrantes hasta la frontera con Nicaragua, pero muchos de ellos no tienen los $30 por persona que cuesta el boleto, lo que ha generado una aglomeración de cientos de migrantes en esa comunidad.

Según anunció Chaves este martes, próximamente las autoridades ajustarán ese plan para que los migrantes aborden los autobuses en otro sitio para evitar la aglomeración.

La semana pasada las autoridades detuvieron a 27 migrantes en Paso Canoas como sospechosos de participar en disturbios contra la Policía, cuando los oficiales trataban de evitar ventas ambulantes.

“He instruido al Ministerio de Seguridad Pública a tener mano firme con aquellas pocas personas que piensen que la gentileza, la amabilidad y el corazón generoso de los costarricenses se puede confundir con debilidad. También ordené a la Dirección General de Migración y Extranjería que empiece el proceso de deportación de estas personas que hicieron disturbios, hacia Venezuela o su país de origen”, declaró Chaves.