miércoles, abril 24

El juez que investiga al despacho fundado por Montoro rastrea correos de Hacienda sobre Aguirre

El juez de Tarragona Rubén Rus Vela, que investiga en secreto si los integrantes del despacho que fundó el exministro Cristóbal Montoro se valieron de sus «influencias» en el Gobierno para beneficiar a sus clientes, tiene en su poder correos electrónicos procedentes del Ministerio de Hacienda, de la Agencia Tributaria y de la Dirección General de Tributos algunos de los cuales aluden a la situación fiscal de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, según confirman a este periódico hasta cuatro fuentes conocedoras del procedimiento.

La relevancia penal de los mensajes sobre la que también fuera candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid en 2015 se debatió en la junta de fiscales que se celebró el pasado 26 de septiembre en Anticorrupción, en la que una mayoría de la misma (19 contra 5) secundó la decisión del jefe del departamento, Alejandro Luzón, de rechazar la petición de la fiscal del caso, Carmen García Cerdá, que había reclamado ahondar en la investigación del contenido de los mensajes, para determinar si se había podido cometer un delito de revelación de secretos.

Fue precisamente este delito el que denunció Aguirre ante la Fiscalía General del Estado, entonces encabezada por Consuelo Madrigal, tras ser objeto de la filtración de su declaración de la renta, cuando faltaban tres días para las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015. En declaraciones a la prensa, la entonces presidenta del PP madrileño llegó a exigir que los funcionarios de Hacienda responsables de la fuga de información fueran «penalizados».

Contra sus rivales

Aguirre apuntó también que algunos de sus rivales políticos en aquella campaña electoral podían conocer que se iban a hacer públicas sus cuentas. La candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid se puso en contacto con el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, para presentar una queja y exigir que se abriera una investigación. Sin embargo, «no le hicieron ningún caso«, según lamentan en declaraciones a esta redacción fuentes cercanas a la propia Aguirre, que también fue presidenta del Senado y ministra de Cultura.

La Fiscalía no encontró entonces a ningún responsable de la filtración de la declaración de la renta de Aguirre y archivó la causa. Y lo hizo después de que la Agencia Tributaria le comunicara que no había ningún indicio de que la filtración procediera de este organismo.

Pero Aguirre, en un escrito dirigido el 10 de julio de 2015 a Consuelo Madrigal, mostró su «perplejidad» por esta explicación, habida cuenta de que desde que había sido designada candidata del PP al Ayuntamiento madrileño, la Agencia Tributaria se había dirigido a ella en cuatro ocasiones: «Y para entrar en los datos de un contribuyente es necesario identificarse«, explicaba la expresidenta madrileña en su escrito.

Este era el motivo por el que la expresidenta del PP madrileño no podía «aceptar» la versión de la Agencia Tributaria con Cristóbal Montoro al frente del Ministerio, que había defendido que nadie de Hacienda había accedido a sus datos. Pero Aguirre no aceptó esta versión, y puso el énfasis en que los funcionarios de este organismo sí lo habían hecho «al menos en cuatro ocasiones«: «Puedo hacerle llegar los documentos que la Agencia Tributaria me ha enviado», concluía Aguirre, que pedía en su carta dirigida a Madrigal que se practicaran «las diligencias de investigación que procedan».

La candidata siempre ha mantenido que esta filtración le privó de acceder a la Alcaldía de Madrid, ya que pesé a ganar las elecciones no alcanzó la mayoría necesaria y Manuela Carmena se alzó con el bastón de mando.

Rato y un periodista

Tal y como adelantó este periódico, en la causa que se investiga en secreto en Tarragona también hay correos electrónicos sobre el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato y sobre el periodista del diario ‘ABC’ Javier Chicote. Este último había publicado meses antes información sobre un supuesto caso de corrupción del despacho Equipo Económico, que acabó archivado.

Noticias relacionadas

Según la Audiencia Provincial de Tarragona, los miembros del bufete que fundó el exministro de Hacienda en 2006 con el nombre de Montoro Asociados, y que tras desvincularse del mismo en 2008 pasó a llamarse Equipo Económico (EE), crearon una red de contactos en Hacienda gracias a que algunos de los directivos habían desempeñado “cargos al más alto nivel del Gobierno, Administración Central y en las Autonomías”. Y esta posición es la que habrían aprovechado para captar a sus clientes, según la investigación.

En la causa permanece investigado el presidente ejecutivo del despacho Equipo Económico y exjefe de gabinete de Montoro, Ricardo Martínez Rico; pero también los socios directores de la firma Manuel de Vicente-Tutor y Salvador Ruiz Gallud. Este último llegó a dirigir la Agencia Tributaria entre 2001 y 2004. Este periódico ha reclamado sin éxito la versión de los hechos de los directivos investigados en el juzgado de Tarragona.