sábado, abril 13

El ‘macroplan’ de pensiones de la construcción se organizará este 1 de febrero

Luz verde al plan simplificado de pensiones laborales para el sector de la construcción. El vehículo del miedo para empresas y autónomos será el primer vehículo sectorial de la nueva regulación formulada por el exministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. El plan del segundo pilar podrá recibir las primeras entregas el 1 de febrerocuándo se integrará en el fondo que gestionará VidaCaixa.

Según adelantan fuentes del sector a este medio, las empresas tendrán un margen de tres meses, afirman hasta el 30 de abril, para empezar a realizar insumos en beneficio de los trabajadores. A partir de este año, las aportaciones corporativas tendrán carácter mensual y se devengarán mensualmente.

La empresa reembolsa hasta el 10% del impuesto de empresa por la contratación de trabajadores con un importe de hasta 27.000 euros anuales y tanto trabajadores como empresas se deducen una parte de las cuotas sociales y devuelven la base imponible del IRPF.

Es importante señalar que el horror que trae la empresa ya está determinado por el mejor salario firmado en VII Acuerdo General de Construcción. Este acuerdo colectivo reconocerá el incremento salarial pactado entre 2022 y 2024 del 10%, que condiciona las aportaciones al plan: del 4% para 2022, el 1% se destinará al plan de pensiones; mientras que el incremento salarial en 2023 será del 3%, manteniendo la misma aportación al plan de ahorro colectivo. Finalmente, en 2024 los salarios sufrirán un 2,75% y se realizará una reducción de un 0,25% adicional.

Tal y como explicamos CNC, UGT-FICA y CCOO junto con el directivo que anuncia el proyecto de este plan, el objetivo es captar 3.000 millones de euros entre los participantes en un lugar de una década para complementar la pensión pública.

Esta cifra a la que aspiran el patronato, los sindicatos y la gestora del plan deriva de un acuerdo que podría alcanzar hasta 1,3 millones de trabajadores entre empresas y autónomos. También es importante seguir la laboriosa tarea de informar las características y ventajas de este nuevo vehículo del miedo. casi 140.000 empresas que conforman un sector muy atomizado.

De hecho, desde el sector al que apuntamos, la ronda de contactos con grandes constructoras ya está hecha. Pero se trata de la mayor parte del sector, ya que sólo 2.000 empresas constructoras tienen más de 50 empleados. Todo apunta a eso Será necesaria la labor de intermediario e informante de gestoras o empresas dedicadas a la actividad ‘pensional’ o planificar la retirada de trabajadores.

«Somos conscientes de la dificultad de poder convencernos a nosotros mismos y sin entender lo que pretendemos hacer. No sabemos que es fácil porque la mayoría son pequeñas empresas», explica Mariano Hoya, secretario general de UGT-FICA en el Observatorio de los Sistemas Europeos de Previsión Social Complementaria, celebrado en Barcelona coincidiendo con el pleno desarrollo del plan.

De la construcción me viene este plan de horror como cliente para conseguir un relevo generacional de sus plantas y conseguir una oleada de nuevos planos sectoriales una vez superado el camino.

WhatsappGorjeoLinkedInEn voz altaEn voz alta