lunes, junio 17

El PP denuncia el cierre del Congreso para evitar el control al Gobierno

El 17 de mayo fue la última vez que Cuca Gamarra, como portavoz del PP en el Congreso, se dirigió a Pedro Sánchez para lanzar una pregunta en la sesión de Control al Gobierno. Desde entonces, con dos elecciones de por medio, el verano y ahora la negociación de la investidura, el Ejecutivo -aunque en funciones- no ha tenido que responder a ninguna otra pregunta de la oposición. No se ha celebrado ninguna sesión de control más. Este viernes, la propia Gamarra, rodeada de todos los diputados del PP, ha denunciado el cierre a «cal y canto» que Sánchez ha impuesto al Congreso, a través de su presidenta, Francina Armengol, para evitar ese escrutinio.

Ante la puerta de los Leones que preside la plaza de las Cortes, Gamarra ha criticado la «injustificable parálisis institucional a la que Armengol está sometiendo al Congreso». «Es el propio Sánchez quien da instrucciones para que lo mantenga cerrado a cal y canto», ha sentenciado la dirigente popular antes de recordar que la Cámara Baja no se cierra «ni en guerra». Así, ha pedido que se active el «normal funcionamiento» de la institución.

Gamarra ha denunciado que durante toda esta semana no se haya reunido, siquiera, la Mesa del Congreso, el órgano encargado de ordenar los trabajos de la Cámara, ni la Junta de Portavoces, donde los representantes de todos los partidos se reúnen. A este respecto, ha exigido que la Mesa, donde tienen mayoría el PSOE y Sumar, establezca un «calendario de plenos» para que el Congreso pueda tener «actividad parlamentaria y pueda cumplir con su función constitucional de control».

El argumento del PSOE

Noticias relacionadas

Minutos después de que Gamarra compareciera, la presidencia del Congreso ha anunciado que el próximo miércoles se reunirá la Mesa, aunque no parece que se vaya a abordar un calendario de sesiones. Sin esto, es imposible que la oposición pueda fiscalizar al Gobierno. No obstante, fuentes cercanas a Armengol sostienen que el Ejecutivo está en funciones y que, por tanto, cualquier pregunta se debe «ceñir estrictamente al trabajo en funciones». Sin embargo, ante la negativa a que la Cámara está a pleno rendimiento, los grupos parlamentarios no pueden ni siquiera preguntar sobre estos aspectos.

Tampoco se puede aprobar la solicitud de comparecencia registrada por el PP para que el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, de cuenta de la posición del Gobierno respecto a la guerra entre Israel y Hamás, un asunto que el Ejecutivo está abordando en funciones. Al no haber plenos, esta petición no se puede votar y, por lo tanto, Albares solo dará explicaciones en la Cámara Baja si lo solicita él mismo.