lunes, junio 17

El presidente de Melilla critica la política aduanera marroquí

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha insistido en la necesidad de que “mirar al norte” y dotar a la ciudad de una alternativa económica propia ante la actitud de Marruecos, país que, además de cerrar la aduana comercial hace 5 años, también “humilla” en la frontera.

En su discurso institucional por el Día de Melilla, Imbroda se ha referido así al hecho de que Marruecos solo esté aplicando en la frontera terrestre de Beni-Enzar el régimen de viajeros a quienes pasan desde su país hacia España, pero no en el sentido inverso, lo que perjudica a los comerciantes y empresarios melillenses, a los que está “humillando”.

El presidente de la Ciudad Autónoma, que ha iniciado su discurso con palabras de “solidaridad y apoyo” al pueblo marroquí por “la catástrofe del terremoto”, ha reprobado la actitud de Marruecos en la frontera, además del “cada vez más constante eslogan de Melilla ocupada”.

Según Imbroda, ello “corrobora y refuerza ese camino” de buscar el desarrollo económico de la ciudad mirando al norte “con todas las consecuencias”.

En su intervención, Imbroda ha rescatado parte del discurso que hizo en el Día de Melilla hace 5 años, en el que instaba a “mirar de forma decidida dirección al norte” porque la ciudad “ya no puede estar al socaire de los vientos cambiantes del sur”, unas palabras de 2018 que ahora el presidente considera que “se cargan con mucha más certeza”.

“Los hechos me han dado, desafortunadamente, la razón”, ha lamentado Imbroda, que ha reivindicado que la Unión Europea demande a Marruecos la reapertura de la aduana comercial europea que cerró en 2018 de manera unilateral y “la efectividad del régimen aduanero de viajeros”.

Imbroda ha centrado su discurso institucional del Día de Melilla en la búsqueda de esa alternativa económica para la ciudad mediante reivindicaciones al Gobierno de España para dar “un mayor refuerzo” del estatus o cobertura constitucional a Melilla, y también con medidas en las que la Ciudad Autónoma ya está trabajando.

Ha aludido también en su intervención a la palabra “nítida y rotunda” que los melillenses dieron en las urnas el pasado 28 de mayo, dando la mayoría absoluta al PP, lo que interpreta como “un mensaje de máxima exigencia” al que ha asegurado que no van a fallar.

Tras el discurso de Imbroda y la entrega de la Medalla de Oro, el acto institucional ha continuado con la ofrenda floral a los caídos, en la que ha participado el presidente de la Junta de Andalucía, que minutos antes también había hecho lo propio en el monumento a Estopián, un honor, que tradicionalmente corresponde a las tres principales autoridades de Melilla.

Noticias relacionadas

También en honor a Andalucía, durante el acto se ha izado su bandera junto a las de Melilla, España y Europa, un papel que han ejercido representantes de las diferentes comunidades religiosas de Melilla, cristiana, musulmana, judía e hindú, cuyo significado ha destacado el propio Imbroda: “Todos los melillenses independientemente de la religión que profesen, son melillenses y españoles que forman un solo pueblo”.

El acto institucional, del que se ha ausentado CPM, principal partido de la oposición, ha terminado con la interpretación del himno de Melilla, el arriado de la bandera nacional izada desde el Torreón del Vigía durante toda la jornada y la suelta de 526 globos blancos y azules, uno por cada año de españolidad de Melilla, además de un castillo de fuegos artificiales.