miércoles, abril 24

El Supremo confirma la sanción a un militar de la UME por organizar fiestas en Ibiza durante la pandemia de covid

El Tribunal Supremo ha confirmado la sanción de 20 días de arresto en establecimiento disciplinario militar a un soldado de la UME por participar en fiestas con chicas y alcohol en las instalaciones de Sa Coma en la isla de Ibiza durante la pandemia, según publica el Confilegal. El Tribunal Militar Central condenó al soldado —y a otros dos compañeros— por estos hechos el 29 de noviembre de 2022.

El condenado recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo al considerar que se había vulnerado el derecho a la defensa y su inocencia. Pero ahora los magistrados han considerado que había pruebas suficientes para condenarle.

El militar, que estaba destinado en el Destacamento de la Unidad Militar de Emergencias de sa Coma, aprovechó su estancia en la isla el verano de 2020 para organizar fiestas con mujeres y hombres civiles que entraban y salían sin autorización de las instalaciones, junto al Centro de Menores Padre Morey. En las fiestas corría el alcohol, sonaba la música y los ruidos de actos sexuales se prolongaban hasta altas horas de la madrugada. Todo esto mientras la población de las islas estaba sometida a duras restricciones para contener la pandemia.

En el caso también estuvieron implicados otro soldado y un cabo que fueron condenados por el Tribunal Militar Central a 20 y 25 días de arresto respectivamente. 

Noticias relacionadas

Justo un día antes de la llegada de estos tres militares, ahora sancionados por el Tribunal Militar Central, el Govern balear aprobó una batería de prohibiciones que dio al traste con la ya menguada temporada turística y cuyo objetivo era evitar un nuevo confinamiento total, tal y como publicó Diario de Ibiza cuando trascendieron los hechos.

Fue personal del Consell de la isla el que denunció la conducta inapropiada de los militares a sus superiores (el teniente coronel jefe del BIEM III, y el comandante jefe del Núcleo de Operaciones del BIEM III), que pusieron en marcha la investigación que acabó en la apertura de un expediente disciplinario. Los militares estaban destinados en el Tercer Batallón de Intervención de Emergencias (BIEM III), ubicado en la Base Militar Jaime I de Bétera (Valencia), y formaban parte de la 5ª rotación del Destacamento semifijo en sa Coma.