sábado, abril 13

Eva Baró vence a Patrícia Gomà

No hubo margen para la sorpresa. La concejal de Barcelona y vicepresidenta quinta de la Diputación, Eva Baró, liderará los próximos cuatro años la agrupación de ERC en Barcelona, la más importante del partido. En una consulta a los militantes se ha impuesto por la mínima a la exdiputada del Parlament y actual secretaria general de Educación de la Generalitat, Patrícia Gomà. La de Baró era la candidatura considerada oficialista, esto es, la que mantenía hilo directo con la dirección del partido a nivel catalán. Una derrota hubiera supuesto un contratiempo para Oriol Junqueras.

Estas primarias habían generado más atención de lo previsto porque suponían un pulso inusual para el control del partido republicano en Barcelona. A diferencia de las primarias de hace cuatro años, donde hubo una única candidatura de consenso, esta vez estos dos sectores habían decidido batirse en duelo. En una formación acostumbrada a la paz interna en la última década, eso suponía una novedad. Finalmente, se ha impuesto Baró con el 50% de apoyos por el 47% que ha logrado Gomà. Eso sí, ha sido una victoria por un estrecho margen: 365 votos a 342. 21 papeletas han sido en blanco (3%). La participación final ha sido remarcable: el 70,82% de militantes han votado.

Baró tiene ahora el reto de reimpulsar el partido tras la debacle de las elecciones municipales de mayo, cuando ERC perdió la mitad de la representación en el consistorio barcelonés pasando de los 10 a los 5 concejales. De ganar los comicios locales en la ciudad en 2019, a quedar cuarta fuerza en 2023. El motor de ese reimpulso será empezar a buscar un candidato para liderar la candidatura de las próximas municipales, ya que Ernest Maragall no repetirá. Baró apuesta por debatir qué perfiles son los más competitivos para 2027 y que todos los posibles aspirantes participen en unas primarias abiertas.

Por encima de todo, hoy ha ganado ERC de Barcelona

Eva Baró

Concejal y ganadora de las primarias de ERC de Barcelona

Pero también tendrá otras carpetas peliagudas, como por ejemplo la decisión clave de si colaborar o no en la gobernabilidad del Ayuntamiento de Barcelona, que ahora lidera el PSC en solitario. Lo más lógico sería presentar una oposición frontal a Jaume Collboni para construir una alternativa, pero no será tan fácil. En los últimos años, la gobernabilidad del Ayuntamiento y la de la Generalitat se han visto entrelazadas. Maragall tuvo que votar a regañadientes a favor de algunos presupuestos de Ada Colau a cambio de que los comuns aprobaran las cuentas del ‘president’ Aragonès en el Parlament. En una entrevista reciente con EL PERIÓDICO, Baró se pronunciaba así: «Yo no lo veo [gobernar con el PSC]. Aunque no soy nada dogmática y me gusta mucho escuchar». Todo abierto.

Noticias relacionadas

Durante la campaña electoral de las primarias, ni una candidata ni la otra se había ahorrado las críticas cruzadas. Sin embargo, Baró se ha querido mostrar conciliadora en sus primeras palabras tras ganar. «Por encima de todo, hoy ha ganado ERC de Barcelona», ha dicho en X -antes Twitter-. Su rival, Gomà, le ha dado la enhorabuena. Pese a todo, desde la candidatura perdedora también han pedido hacer una «buena lectura de los resultados». Eso no es otra cosa que dejar claro que quieren que se les tenga en cuenta pese a la derrota.

Los otros nombres de la candidatura

Que la candidatura era oficialista se explica por algunos gestos, como por ejemplo que la apoyara el ‘conseller’ de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena -persona muy próxima a Junqueras-, que se convertirá en el presidente de la Asamblea de Barcelona, el órgano de participación de la militancia que debe reunirse como mínimo dos veces al año. En el nuevo organigrama, Baró tendrá a cinco personas de la máxima confianza: el secretario general será Toni Vidal y las cuatro vicesecretarías serán para el diputado del Parlament José Rodríguez; el ‘dircom’ de Interior Bernat Gimeno; la exconcejal Montse Benedí y la consejera portavoz de Gràcia Olga Hiraldo.