domingo, julio 14

Mandos políticos y militares de la Defensa, un favor para llevar unidades del Ejército a la batalla antinarco

«Era razonable», dijo un cargamento de defensa de muy alto nivel. En medio de la emoción, a través de las duras imágenes de la asesión de los guardianes civiles David Pérez y Miguel Ángel González por los tripulantes de una narcolancha en la puerta de Barbate, y tras la estática de el precario internado Con que los guardias estaban identificando a los traficantes, los militares del Ejército coincidieron en señalar el PERIODO que sería Es hora de traer a los medios y al personal al juego. contra el narcotráfico en aguas del Sur.

La opinión no es sólo militar: la confirman los políticos de departamento encabezado por Margarita Robles. Si bien estas fuentes admiten que no han planteado «de momento» la sugerencia de la Presidencia, la conveniencia de «aumentar la forma efectiva» de las posibilidades de “hacer imposible planificar el plan” en la tierra en Andalucía “minimizando los riesgos para las fuerzas policiales”.

Y si ofrecerán -asegura- si la situación se vuelve más grave. Hay una vía política y jurídica para una decisión como esta, y está contemplada en la Ley 36/2015, o mar, Ley de Seguridad Nacional.

Vía legal

[–>

“Los militares no son autoridad de orden público, más allá de la Guardia Civil”, recuerdan fuentes del instituto armado cuando se les menciona una posible colaboración naval. Y a su vez un capitán de navío en activo recuerda los patrullajes de infantes de marina, Policía Naval, y otras unidades militares durante el confinamiento por el covid, si bien estos despliegues no manaron de la Ley de Seguridad Nacional.