martes, abril 16

Marlaska convoca a los partidos para explicarles la alerta antiterrorista

Una reunión en la tarde de este viernes en la sede del Ministerio del Interior, todos los representantes de grupos parlamentarios convocados y los datos de la Mesa de Evaluación de la Amenaza Terrorista en el orden del día. Es el formato que este jueves eligió el Gobierno para intentar detener el juego de especulaciones sobre el riesgo de un atentado yihadista en España.

El ministro Fernando Grande-Marlaska reaccionó convocando la reunión de este viernes tras una mañana y media tarde de constante crecimiento de un aluvión de bulos, aliñado con insinuaciones de políticos del ala derecha que incrementaban el nivel de alarma -este real- que se estaba extendiendo por todo tipo de redes sociales.

El titular de Interior pretende explicar qué razones técnicas y qué informaciones de los servicios de inteligencia que participan en esa mesa de evaluación han llevado a mantener el nivel de alerta (NAA, en sus siglas técnicas) en el cuarto escalón, pero reforzando la vigilancia, y qué razones llevarían a subir a nivel 5 si eso se hiciera necesario.

También ha anunciado Interior que el ministro pretende explicar a los partidos lo hablado este jueves en Luxemburgo con el resto de socios de la UE en materia de inmigración y riesgos para la seguridad, bajo la influencia de la tensión bélica entre Israel y la milicia palestina Hamás.

Los políticos piden…

Un NAA 5, de «riesgo muy alto» implica, además de las medidas contempladas en todos los demás niveles, otras calsificadas como Secreto. Entre ellas está la colaboración de fuerzas militares en la seguridad pública, si se hace precisa, y e importantes restricciones de la movilidad ciudadana entre detalles que Interior no publica por razones, precisamente, de seguridad.

Ese nivel 5, previsto para riesgos de ataques terroristas de grandes proporciones, no se ha activado nunca en España desde que existe el NAA, que entró en vigor en marzo de 2005 con el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, y cambió con su posterior reforma del plan, en 2015.

Pese a esa falta de precedente, el alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez-Almeida, pidió este jueves que Interior elevara el nivel de alerta, y más de cara a las fiestas navideñas, con las aglomeraciones que se producen en el centro de la ciudad. «Es razonable», dijo el alcalde para apoyar su petición, y aludió a que otras capitales europeas lo han hecho. Ningún país occidental, salvo Francia, está en el nivel máximo de alerta antiterrorista, como ha explicado este diario.

Por su parte, el líder de Vox, Santiago Abascal, contribuía al discurso de la alarma arrimando el ascua a su acostumbrado relato sobre el peligro que su partido ven en la inmigración: «En El Hierro estamos asistiendo a una auténtica invasión migratoria, con varones en edad militar. Son miles los que han llegado a las Canarias durante este año», declaró en el aeropuerto de Tenerife Norte, para yuxtaponer seguidamente con el terrorismo yihadista: «El terrorista islámico de Bruselas había entrado como inmigrante ilegal hace muy poco tiempo. Hay 300 lobos solitarios en España dispuestos a atentar. Están siendo vigilados, pero todo falla a veces».

… y los activistas agitan

Las conjeturas de dirigentes políticos se sumaban a una gran espiral de bulos desestabilizadores ante la que han tenido que salir al paso incluso las Fuerzas de Seguridad del Estado. Desde primera hora de la mañana del jueves circula por Whatsapp un bulo principal según el cual «acaban de poner al Cuerpo Nacional de Policía en alerta 5, atentado inminente…».

A relatos más o menos similares se sumaron en redes sociales conocidos propagandistas de la ultraderecha. En el baile de esta narrativa incluso participó el líder de Desokupa, Daniel Esteve, emitiendo un vídeo en el que dice que sus «amigos polícías y militares» le aseguran que «el nivel real de alerta es 5», y termina diciendo: «Vuestra seguridad les importa una mierda».

La Policía Nacional publicó en X un tuit que ha obtenido medio millón de visitas, preguntando al ciudadano: «¿Te ha llegado este mensaje oooootra vez? ¿Aún te crees este bulo del 2017?».

La Guardia Civil, desde diversas comandancias, llamaba al público a no confiar en mensajes no oficiales «que no hacen más que distorsionar la realidad y crear crispación en la población», decía concretamente uno de la Comandancia de Algeciras, punto especialmente delicado por la convivencia con una importante colonia musulmana, y por luctuosos sucesos de supuesto origen yihadista.

Noticias relacionadas

«Toda alarma no fundada implica hacer el juego a los terroristas, que precisamente lo que quieren es que vivamos con miedo», explica a este diario un responsable policial que asesora a Moncloa. Ambos cuerpos de la Seguridad del Estado han hecho un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos, pidiéndoles a través de las redes sociales que no repiquen esos mensajes.

Desde Luxemburgo, al término de la reunión de ministros del Interior que le tocó dirigr por el turno de presidencia europea que está recayendo en España, el ministro Marlaska anunció: «Estaremos atentos para actuar contra la radicalización y contra quienes, amparados en el actual contexto de desestabilización, alimentan sin escrúpulos la desinformación y los discursos de odio, como el antisemitismo, la islamofobia y el racismo».