martes, abril 16

«No contemplo el regreso de Junts al Govern, pero sería deseable de cara a próximos gobiernos»

Su predisposición es agotar la legislatura. ¿El voto favorable de ERC a Sánchez acerca el apoyo del PSC a los presupuestos de la Generalitat?

Nos dirigiremos al conjunto de fuerzas políticas con las que hemos llegado a acuerdos esta legislatura: Junts, CUP, Comuns y PSC. El Estado no ha tomado las decisiones que corresponden para definir cuál es el marco presupuestario y el 85% de los ingresos de la Generalitat dependen de él. La voluntad es que sea un presupuesto que tenga un amplísimo apoyo porque en lo esencial coincidimos muchísimo.

Todavía hay algunos flecos pendientes del acuerdo para el de 2023.

Se aprobó en marzo y es de nueve meses porque no fue posible aprobarlo antes por voluntad de las fuerzas políticas. En todo caso, es para todo 2023, no termina en septiembre. 

¿Cuál es su propuesta para la mejora de la capacidad del aeropuerto de Barcelona-El Prat?

Espero que este mes de septiembre podamos constituir el grupo de trabajo con el Gobierno y analizar las diferentes opciones. Tengo que decir que no hay una opción perfecta. Por las características geográficas en las que está el aeropuerto, habrá que afinar muy técnicamente, y hablar con la Comisión Europea y ver cuáles son las diferentes alternativas. Como dijimos que afrontaríamos esta cuestión en la negociación bilateral con el Estado, sin apriorismos, si yo marcara ahora claramente una opción, estaría incumpliendo el acuerdo.

Tiene que haber alguna opción. La del Gobierno, ya la conocemos, que es la ampliación.

Tendrán que venir sin apriorismos a la reunión y estar dispuestos a discutirlas todas. 

Espero que este mes podamos constituir el grupo de trabajo con el Gobierno y analizar las diferentes opciones para el aeropuerto

Vueling anima a la Generalitat a impulsar plantas de combustible sostenible. ¿Recoge la propuesta?

Sí, ya nos hemos puesto a su disposición para lo que son las líneas de apoyo económico con las que se podía contar desde la Generalitat, pero lo que se necesita es una apuesta clara de inversión privada.

¿Se ha hecho lo suficiente desde los gobiernos para evitar la descapitalización de un gran proyecto de descarbonización y de economía circular como es Celsa?

De momento, lo que hay es una decisión por parte del juzgado mercantil de atribuir la propiedad a los acreedores. Nuestro objetivo es que se mantengan los puestos de trabajo y toda la actividad industrial del conjunto de la compañía. Hemos hecho todo el que estaba en nuestras manos. Han contado y cuentan con un aval de 45 millones de euros del Govern y durante 2020 y 2021 nos arremangamos para que la SEPI inyectara 550 millones. A partir de ahí, es una empresa privada y las decisiones de la propiedad son las que son.

¿El Gobierno podía haberlo evitado?

Esta es una cuestión, sobre todo, de análisis jurídico, en el que tendrá un papel importante el análisis de la normativa comunitaria.

¿Cómo debería ser el traspaso de Rodalies?

Tiene que incorporar unos cuántos elementos: trenes, personal, estaciones, infraestructuras de vía y financiación, no solo por el déficit de explotación, que ahora tiene la operadora actual Renfe, sino la financiación para garantizar las inversiones, que es la explicación de que este mes de agosto haya sido un mes negro, un desastre absoluto.

En cuanto al déficit fiscal, ¿plantea una reforma del sistema de financiación, la asunción del FLA…?

No planteamos una negociación multilateral sobre la financiación de todas las comunidades autónomas, sino una cuestión bilateral entre Catalunya y el Gobierno. Catalunya sufre un déficit fiscal absolutamente insoportable y esto se nota cuando no tenemos suficientes recursos para mejorar la sanidad pública o el ámbito educativo. Generamos los recursos, pero no disponemos de ellos. Se podría decir lo mismo de la ley de dependencia, de la política industrial o de las infraestructuras a cargo de la Generalitat. Es imprescindible que este déficit fiscal de 20.000 millones de euros anuales, termine.

No planteamos una negociación multilateral sobre la financiación de todas las comunidades autónomas, sino una cuestión bilateral entre Catalunya y el Gobierno

¿Está preocupado por la situación económica? Hay algunos indicadores que empiezan a avisar de una mínima ralentización de la actividad en el último trimestre y de un 2024 más complicado del que hasta ahora preveían los analistas.

Nuestras previsiones coinciden con las de los organismos internacionales en las que el crecimiento será menor que el que hemos tenido en los últimos años. El aumento de los costes energéticos nos tenía que abocar a una situación de estancamiento económico y no ha sido así. El consumo sigue manteniendo una vitalidad extraordinaria. La recuperación del sector exterior, tanto de las exportaciones de bienes y de servicios como del turismo, ha sido muy clara. Hemos superado con nota los retos que teníamos. Lo hemos hecho situando el paro en el 8,4%, niveles previos a la crisis de 2008. El hecho de que los destinatarios de buena parte de nuestras exportaciones industriales -Alemania, Francia o Italia- tengan una ralentización de la industria de forma destacada, es un elemento de alerta. Por eso cobra mucha más importancia el impulso que tienen que hacer las administraciones públicas para acompañar la transformación de la economía. 

El curso escolar ha empezado con una huelga. ¿El Govern se está arremangando lo suficiente?

Este curso ha empezado con 1.200 maestros más que el curso pasado, cuando ya incorporamos 3.500 durante el curso. Estamos de nuevo en cifras históricas y esto es positivo en un contexto en que está bajando el número de alumnos. Hemos avanzado con el I2 gratuito, en la financiación de la escuela inclusiva, en el pacto contra la segregación escolar. Son medidas muy positivas. El cheque de 100 euros para material escolar es una ayuda que valoramos positivamente. Es un curso escolar que, comparado con otros, empieza con muy buenas noticias. En todo caso, seguiremos dialogando con los sindicatos para llegar a acuerdos.

¿El problema de la escuela en Catalunya es únicamente de recursos?

Los resultados educativos son un aspecto a medio y largo plazo. La mejora o los malos resultados no son consecuencia de decisiones inmediatas, sino que vienen del pasado. Probablemente los recortes que hubo en este país hace 10 años explican una parte de los resultados educativos que tenemos ahora. También se explica porque el país ha cambiado. Hay tres elementos compartidos en las escuelas: un alumnado diverso, en orígenes, en lenguas, en condición económica y en capacidades; unas plantillas docentes llenas de vocación, con ganas de innovar y con una profesionalidad extraordinaria; y la tercera es el altísimo talento de los alumnos.

Probablemente los recortes que hubo en este país hace 10 años explican una parte de los resultados educativos que tenemos ahora

Pero usted ha cambiado el ‘conseller’. ¿Esto quiere decir que cree que se tienen que cambiar las políticas?

Se tenía que abrir una nueva etapa, sobre todo en relación a las formas de diálogo con la comunidad educativa. Había llegado un punto en que era muy difícil poderlo recuperar si no se hacía un cambio de persona al frente. Y esto es injusto, pero tenemos que poner la institución y la mejora de la educación por delante.

Hablaba del cheque escolar de 100 euros y hay familias que critican esta medida. ¿Contempló como opción que sirviera para cubrir directamente la cuota de cada escuela o inyectar los 50 millones de euros directamente a educación?

Optamos por una medida que fuera fácil y eficaz en su aplicación. Sirve para cubrir la diversidad de situaciones, independientemente de las cuotas de material que podamos pagar las familias. 

En una entrevista en EL PERIÓDICO, el presidente de Òmnium Cultural, Xavier Antich, decía que el Govern no había hecho lo suficiente por el catalán. ¿Qué le responde?

Que estamos trabajando. Tenemos las propuestas de Òmnium Cultural y durante las próximas semanas tendremos la oportunidad de ver si es posible incorporarlas al Pacte Nacional per la Llengua. Estamos haciendo un gran esfuerzo para que haya un consenso de país, para que sea una lengua de uso social y para que se pueda vivir en Catalunya plenamente en catalán. También estamos trabajando en el ámbito audiovisual. Y, en el ámbito de la educación, estamos haciendo frente a una ofensiva para acabar con el modelo de escuela catalana.

¿Se está enfocando bien la respuesta a la sequía?

Sigue siendo uno de los principales riesgos que tenemos para este próximo año a pesar de las lluvias. Hemos tenido un verano en el que han disminuido las reservas, pero hemos podido mantener la situación bajo control. Se están ejecutando las obras, sobre todo las de reutilización de agua, las de potabilización, la perforación de nuevos pozos y la recuperación de pozos. En cuanto a la ampliación de la desalinizadora de la Tordera, el Estado asumirá la ampliación, cosa que nos permite que recursos de la Agència Catalana de l’Aigua puedan ir a otras actuaciones. El calendario de inversiones ya estaba previsto, nos hubiéramos podido ahorrar una parte importante de las discusiones. Probablemente había una proximidad con las elecciones municipales, pero al final ha habido un acuerdo que es lo importante.

¿Los ayuntamientos están cumpliendo?

En general, estamos encontrando una voluntad de colaboración absoluta. Todos somos conscientes de que, al final, si falta agua, falta para todo el mundo, nadie se escapa. 

¿A ERC le convendría tener un socio estable para lo que queda de legislatura?

Sería deseable.

¿Y si Junts quisiera volver al Govern?

Deberíamos hablar de las condiciones. Es un Govern, no una tienda de la que entras y sales. Junts tomó la decisión de salir, si hoy la quiere revisar pues se deberá hablar de estrategia y de plan de gobierno. Queda un año y medio hasta febrero de 2025 y, por tanto, se tiene que rematar el trabajo de esta legislatura. Ahora mismo no contemplo su regreso, pero mi voluntad es que haya la máxima coincidencia y coordinación del independentismo, y por lo tanto, en futuros gobiernos debería ser deseable. 

Noticias relacionadas

Si hay amnistía, ¿quién tendría que ser el candidato de ERC a las próximas catalanas?

Si hay amnistía, lo decidirán las bases de ERC. Y si no la hay, también.