miércoles, julio 17

Obligación de facturación para profesiones liberales en Panamá

Noemí Ruiz

A partir de principios de 2024, todas las personas que ejerzan profesiones liberales en Panamá estarán obligadas a emitir facturas electrónicas. La medida, establecida por la Ley 256 del 26 de noviembre de 2021, plantea una excepción que quedaría pendiente en el calendario, dijo Liam Vásquez, jefe del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Dirección General de Ingresos (DGI) de la Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Vásquez destacó que la facturación electrónica tiene dos métodos. El primero es la facturación gratuita que ofrece la DGI, que permite hasta 500 documentos para quienes se encuentren dentro del rango millonario de entradas brutas anuales. Para pequeñas microempresas con inversiones de hasta $36.000, el uso de esta aplicación será ilimitado.

Compartimentados a la fecha, un total de 58.124 contribuyentes y uso de factura electrónica. Sin embargo, le expliqué que todavía estaba esperando que el Tribunal emitiera consideraciones.

edificio DGI-MEF

DGI recibe fondos mineros de Panamá

DGI recibe fondos mineros de Panamá

MEF

La obligación de facturar se extiende a varias profesiones liberales, incluidos abogados, arquitectos, médicos, contadores, periódicos, plomeros, electricistas y cualquier persona que ofrezca un servicio. Vásquez reiterará la invitación a registrarse y utilizar la facturación electrónica, en particular a través del portal gratuito facilitado por la Dirección General de Ingresos.

Ante la pregunta sobre las consecuencias de no facturar electrónicamente, Vásquez explicó que las sanciones para quienes tienen derecho a una compensación comienzan con $1.000 en el primer caso, con el objetivo principal de educar e invitar a los contribuyentes a registrarse y cumplir con la regulación.

Considerando la importancia de la facturación como herramienta para amortizar inversiones y facilitar los flujos financieros, la Jefa de Facturación Electrónica ha encomendado a profesionales el paso inicial de registro ante la DGI. Está convencido de que el uso de la factura electrónica será obligatorio a partir de 2022 para los nuevos registros y a partir de octubre de 2023 para los proveedores estatales.

Finalmente, el señor Vásquez ha registrado a quienes aún no están registrados y que tienen opciones como facturación gratuita, y en caso de exceder los límites permitidos, podrá recurrir a proveedores autorizados y autenticados, asegurando que, incluso en transacciones reales. , la facturación es fundamental como respaldo documental.