miércoles, abril 24

Ortuzar confía en que la necesidad de votos vascos y catalanes empuje a Sánchez a dar «pasos en el modelo de Estado»

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha confiado en que la necesidad de los votos vascos y catalanes «empujen» al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a «dar, esta vez sí, pasos en el modelo de Estado y en el reconocimiento nacional de Euskadi y Cataluña». Además, ha recordado que el PNV el 24 de julio dejó «muy clara su posición» su posición de no apoyar a «un gobierno involucionista» y ha advertido de que Vox es «un elefante en medio del pasillo» al que «por mucho que quieran, no pueden esconder».

Ortuzar ha realizado estas afirmaciones en el tradicional acto político con el que el PNV da inicio al curso político, celebrado en el polideportivo de los Antonianos de Zarautz (Gipuzkoa). En el mitin también han intervenido el presidente del GBB, Joseba Egibar, y la EGIkide Nerea Eguren.

En su intervención, el líder jeltzale ha afirmado que «hay muchos que nos quieren confundir y sacar de nuestro sitio» y ha recordado que las elecciones del 23 de julio dejaron «un panorama difícil» en el que «hay que casar voluntades y proyectos políticos con la aritmética parlamentaria para que las instituciones puedan funcionar».

«Esa es la tarea de la política: atender las demandas de la gente. No es el choque de bloques. No es la ruptura por la ruptura. No es la negación del debate. No es la exclusión de actores políticos porque tienen otro concepto de lo que es el Estado», ha señalado.

Tras criticar «el ‘teatrillo’ de la política, en el que se habla más para los medios que para buscar soluciones, que se marca más posición política para tener cada uno contenta a su parroquia que para buscar un bien común», ha lamentado que «se intenta presionar al otro, manipulando lo que haya que manipular, para intentar que ceda en sus legítimas pretensiones».

«En ese ‘teatrillo’ algunos quieren que nosotros juguemos el papel del villano o del correveidile», ha afirmado Ortuzar, quien ha incidido en que el PNV «no se va a dejar ni etiquetar ni se va a mover por los intereses de otros». «El EBB dejó muy clara su posición el 24 de julio y de ahí no nos vamos a salir», ha añadido.

El dirigente jeltzale ha afirmado que «ahora hay mucha gente preocupada en Madrid porque el PNV se está peligrosamente rodeando de amistades izquierdosas» y ha advertido de que «tanto los que nos querrían llevar a su redil de derechas, como los que sinceramente están preocupados por la situación actual del partido y por nuestro posicionamiento en ese falso eje derechas-izquierdas, deben saber que el PNV está donde ha estado siempre: al lado de la gente, al lado de la sociedad vasca y del lado de la democracia».

«Euskadi y democracia son los dos ejes del PNV. Lo fueron en la República, en la Guerra Civil, en el exilio, en la Transición, en la lucha contra ETA, en la búsqueda de más y mejor autogobierno para la Nación Vasca. Por lo tanto, ni izquierda ni derecha: Euskadi y democracia. Autogobierno y progreso», ha defendido.

En esa línea, ha reiterado que la formación jeltzale el 24 de julio dejó clara cuál era su posición y también «lo que no íbamos a hacer, que era dar nuestro apoyo ni efectivo ni tácito a un Gobierno involucionista».

«Teatrillo madrileño»

«A partir de ahí, en el teatrillo madrileño se empezaron a mover las bambalinas de la derecha mediática para desacreditar nuestra posición. También hubo movimientos para, en un salto de guión increíble, hacernos creer que Vox estaba fuera de la ecuación. No juguemos con la gente. Vox es un elefante que está en medio del pasillo, y por mucho que quieran no lo pueden esconder. Si Vox estuviera de verdad fuera de la ecuación, el PP, para llegar a la Moncloa, necesitaría 37 votos más que los que tiene asegurados», ha sostenido.

Por ello, ha pedido que no se intente «quemar al PNV poniendo todos los focos sobre él y sus cinco votos» y ha preguntado «¿qué ha dicho el PP antes y después de las elecciones? ¿Cuál ha sido su línea argumental y programática? Una línea durísima, contra cualquier modificación del modelo de Estado y del reconocimiento nacional de Euskadi y Cataluña y también una línea regresiva en temas sociales en los que se avanzó la pasada legislatura». «Ahí no están ni Euskadi, ni la democracia: por lo tanto, tampoco puede estar el PNV», ha recalcado.

Andoni Ortuzar ha asegurado que el PNV trabajará para que «se abra de verdad un proceso de diálogo político que permita avanzar en el autogobierno y en el progreso para nuestro país». «Lo vamos a intentar con todas nuestras energías y toda nuestra capacidad política», ha anunciado.

Por ello, ha llamado a intentar abrir esa «ventana de oportunidad» que vaticinó hace un año y que «podría estar aquí ahora«. En ese sentido, ha recordado que durante la pasada legislatura el PNV reclamó al Gobierno central «voluntad política para hablar del reconocimiento nacional de Euskadi y de las otras naciones que componen el Estado».

«Esa voluntad política no se dio. Ahora hay necesidad política. Necesidad política de Sánchez, que no debe olvidar que no ha ganado las elecciones y que, para mantenerse en la Moncloa, precisa el apoyo vasco y catalán, y necesidad política de Euskadi y Cataluña para avanzar en nuestro autogobierno singular y que se nos reconozca como naciones. Convirtamos esa necesidad política mutua en voluntad política para acordar los cambios y las políticas necesarias», ha afirmado.

A su juicio, el PSOE tiene ante sí una «oportunidad histórica para construir una alternativa distinta, que profundice en democracia, derechos y libertades, empezando por un modelo territorial respetuoso con los deseos de autogobierno de las realidades nacionales que hay en el Estado».

El dirigente jeltzale se ha mostrado convencido de que, «además de responder a las demandas mayoritarias de las sociedades vasca y catalana», todo este proceso puede «ayudar a mejorar y democratizar aún más el modelo de Estado español, si las cosas se hacen bien».

«Filibusterismo político»

«No somos ilusos. Sabemos que estamos ante una tarea difícil porque en los partidos hay muy diferentes maneras de ver esta cuestión, incluso casi incompatibles. Sabemos también que tenemos enfrente a quienes han incumplido en la pasada legislatura su palabra dada y firmada con el PNV, y que en este proceso hay más actores, algunos de los cuales han ejercido el filibusterismo político en estos últimos años en Madrid», ha manifestado.

Ortuzar se ha referido así a la Ley de Vivienda y ha destacado que ERC también va a recurrir la ley ante el Constitucional, «pero entonces su socio Bildu manipuló y mintió sobre nuestra posición, haciéndonos un daño considerable ante la sociedad en un tema muy sensible».

«Somos conscientes de todo ello, pero merece la pena embarcarse en ese proceso, en dar la pelea y trabajar por que esa ventana de oportunidad se abra de par en par, que garantice más y mejor autogobierno a una nación vasca reconocida, que ponga en manos de los vascos la capacidad de construir un futuro de prosperidad, bienestar y libertad para el Pueblo Vasco», ha expresado.

«Huelgas preventivas»

Noticias relacionadas

Andoni Ortuzar ha asegurado que los próximos meses no van a ser fáciles, tampoco por la coyuntura económica, y ha criticado a quienes «amenazan con huelgas preventivas» que «son claramente huelgas con fines políticos, y su objetivo es tensionar a la sociedad y que se vuelva contra las instituciones». «Habrá que hacerles frente y desenmascararles en sus verdaderas intenciones», ha asegurado.

«Vamos a jugar bien la partida. Euskadi y democracia. Autogobierno y progreso. Vamos a estar ahí. Como siempre, defendiendo los intereses vascos en Madrid. Iremos, hablaremos y pactaremos solo si es bueno para este país», ha concluido.