miércoles, julio 17

País Vasco | El Gobierno valora la propuesta de más autogobierno sin tocar la Constitución de Urkullu pero dice que no es la suya

Diplomacia casi vaticana. El Gobierno ha esquivado zambullirse en la propuesta del lehendakari Íñigo Urkullu de profundizar en el modelo territorial para dar «más autogobierno» con «capacidad de decidir» a Euskadi, el resto de comunidades históricas y Navarra, sin tocar la Constitución aunque se ha mostrado tremendamente respetuoso con el planteamiento.

El ministro de Presidencia en funciones, Félix Bolaños, ha dicho en unas declaraciones que «valora» la idea lanzada por Ukullu aunque, apostilló, que «no es la nuestra». «Es la propuesta del lehendakari», remachó, aunque, señaló que «siempre valoro muy en positivo» todas las contribuciones que se hacen «para buscar puntos de equilibrio, puntos de acuerdo entre diferentes dentro del marco constitucional»

La sensación de que esta legislatura, si finalmente arranca y el PSOE consigue los votos de Junts, puede servir para avanzar en el estado autonómico está en el ambiente político prácticamente desde la noche del 23J. Pero Urkullu le ha dado una forma concreta en una tribuna publicada este jueves en El País en la que propone una «convención constitucional» que permita pactar «una interpretación de la Constitución sobre aquello que no ha resuelto»: la cuestión territorial», y sin que haya modificación previa de la Carta Magna.

Se trataría, dice, de una convención constitucional «limitada o específica» para actualizar la interpretación de la Constitución sobre la cuestión territorial. «No sería una fórmula mágica ni un camino expedito, pero podría abrir nuevas posibilidad de desarrollo futuro», subraya.

Conversaciones con Junts

«No siendo nuestra propuesta, todo lo que suponga aportaciones al debate creo que siempre es positivo, todo el mundo es consciente de que nos tenemos que entender entre diferentes», destacó Bolaños. La interlocución de Pedro Sánchez y su núcleo de confianza con el PNV, uno de los principales apoyos del Gobierno, es muy buena y, pese a la interferencia que supone que Bildu también forme parte de ese bloque, Moncloa matiene un trato exquisito con este partido.

Noticias relacionadas

El ministro se pronunció también, aunque muy tímidamente, sobre el anuncio de Carles Puigdemont de que el próximo martes fijará los términos de una eventual negociación con el PSOE que, apostilló, por ahora no existe y en la que nadie ha planteado aún un proyecto de amnistía.

Bolaños se limitó a decir que la política del Ejecutivo en Cataluña ha sido siempre la misma: «Buscar el diálogo entre diferentes, garantizar la convivencia el reencuentro entre catalanes y hacerlo dentro de la Constitución«. Pero, al igual que ha hecho Puigdemont, que ha ratificado la existencia de un diálogo, el ministro sostuvo que «en las conversaciones que mantenemos, somos discretos y cuando llegamos a acuerdos los hacemos públicos y los explicamos». Mientras no, añadió.