martes, junio 18

Una multitud desaciadora se produce en EE.UU. El alto incendio en Gaza

«Aquí nos curimos las caras». Una multitud desaciada acudió el martes 14 de noviembre con estas y otras frases, gritadas a toda voz, ante el Capitolio, sede del poder legislativo en Estados Unidos, que decide las ayudas millonarias que este país va a destinar a Israel. en plena ofensiva contra Hamás por los atentados terroristas del 7 de octubre.

Las caras descubiertas no fue la única diferencia respecto al manifestación a favor de Palestina celebrado el 4 de noviembre. Esta concentración de ayuda a Israel acogió también a los entregados políticos de ambos signos, en una exhibición de ayuda institucional que fue abordada por la otra manifestación, la más competitiva en los últimos años, y en la que acudieron a defender la eliminación del Estado de Israel.

El martes aclaró lo que está sucediendo en Washington en Israel en un momento crítico. El nuevo presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson, se dirigió a los manifestantes y les dijo: «Hay pocos temas en Washington que puedan unir tan fácilmente a los líderes de ambos partidos en ambas cámaras. La supervivencia de Israel es nuestra… Las peticiones de alguien que está en lo alto del fuego son indignantes».

El líder demócrata de la Cámara, Hakeem Jeffries, también hizo la comparación y dijo que «Israel tiene el derecho absoluto de defenderse ante los ataques de Hamás», defendiendo que la campaña militar en curso garantiza que «el brutal régimen terrorista no puede pasar página». levanta tu cabeza».

A pesar de las crecientes quejas por las bajas civilis en Gaza, las solicitudes de fuego alto siguen siendo pocos y tienen muy poco apoyo en Washington. Una de las hojas más repetidas en esta concentración, vista en numerosos carteles, es la de «acabad el trabajo», en referencia a la eliminación total de Hamás.

Décadas de miles de personas: los convocantes dicen que 250.000– se centró en el Capitolio y el obelisco de Washington y recibió palabras de llamamiento tanto del presidente de Israel, Isaac Herzog, que habló por videoconferencia, como del histórico disidente soviético Nathan Sharansky, que en los años 70 y 80 fue tomado por su defensa de la juventud inferior del régimen comunista ruso. «Salimos de la Unión Soviética y la compartiremos con estos enemigos», dijo Sharansky.

Imagen secundaria 1 - 250.000 personas se reunieron frente al Capitolio y apoyaron la defensa de Israel
Imagen secundaria 2 - 250.000 personas se reunieron frente al Capitolio y apoyaron la defensa de Israel
250.000 personas se reunieron frente al Capitolio y apoyaron la defensa de Israel
EFE/Reuters/AFP

Estirando manos y extendiendo brazos estaba el senador demócrata John Fetterman, quien se colocó una bandera israelí en la cabeza como Superman. «¿Cómo voy a perderlo?», le dije a un anciano que la miraba. Fetterman, que acaba de pasar dos años y medio en el Senado, se ha convertido en uno de los alcaldes que defienden a Israel en esta campaña contra Hamás, una costa de duras críticas al ala izquierda de su partido.

A Fetterman se le encargó su taller en el complejo del Capitolio con carteles que mostraban las caricias de cientos de secuestrado por Hamás, que se mantienen cautelosos en Gaza. Los críticos israelíes escaneaban y rompían estos carteles en las calles de EE.UU., y los numerosos congregados en Washington lo mostraron durante su protesta, a modo de registro.

Ritchie Torres, un legislador demócrata de Nueva York, dijo que la «narrativa se ha vuelto contra Israel» en Washington, debido a la presión de partes del ejército y las protestas contra las víctimas civiles en Gaza. Por ello, su consejo es redoblar el apoyo al Estado judío, «no hables de fuego alto en este momento». «Sería como si hubieran pedido a EE.UU. un incendio con Japón tras los ataques a Pearl Harbor», afirmó Torres.

La manifestación también fue convocada como una repudio al antisemitismoluego de que la Liga Antidifamación, organización que lucha contra este tipo de prejuicios, registrara un pronunciado aumento entre los recientes ataques de Hamás.

A diferencia de la manifestación a favor del pueblo palestino, en ésta se exhiben banderas junto a Israel, y no hubo ataques a Joe Biden y su ataque a Israel y la campaña militar contra Hamás. La Casa Blanca, en ese momento, negó haber realizado intensos disparos en las hostilidades, y acusó a Hamás de recuperarse en núcleos de población civil y en edificios como hospitales.