domingo, mayo 19

Una reportera de la CNN conecta en directo desde una zanja en medio de «un aluvión masivo de cohetes» en la frontera entre Gaza e Israel

La batalla por el relato es uno de los elementos clave en cualquier conflicto, y en el de Israel y Palestina mucho más. No hay más que ver las reacciones políticas para comprobar que las trincheras informativas también tienen mucho que decir en el ataque de Hamás.

Actores mediáticos como la CNN, una de las grandes cadenas de televisión estadounidense, pueden determinar la manera en la que se entienda internacionalmente esta escalada bélica y algunos de sus corresponsales, como el caso de Clarissa Ward, están dispuestos a acercarse lo más posible a la primera fila.

Una de las conexiones de Ward ha sido muy comentada en las redes sociales, porque tuvo que echar cuerpo a tierra literalmente. La CNN estaba informando sobre el conflicto con un reportaje en vídeo cuando lo cortaron para dar paso a Ward, que les recibió tirada en una zanja ante lo que calificaron como un «aluvión masivo de cohetes».

«Hola John, perdóname por recibirte en esta inapropiada posición pero acabamos de recibir el aviso de que vamos a recibir un aluvión de cohetes llegando hacia aquí, así que hemos tenido que refugiarnos aquí al lado de la carretera», comienza su conexión la reportera, tirada en una zanja.

Mientras está hablando, Ward afirma que está escuchando sobrevolar sobre su cabeza varios aviones, cohetes y también cómo el sistema de defensa israelí, el ‘Iron Dome’, está interceptando un buen número de los mismos.

«Vinimos a esta localización porque es la ‘zona cero’ en esta operación de matanza. Milicias de Hamás vinieron en camiones aquí, este es el primer sitio donde empezaron a abrir brecha en el muro y comenzaron a lanzar estos objetos», relata, mientras muestra un trozo de chatarra que usan como metralla, antes de levantarse para mostrar justo la carretera donde vio directamente el ataque de los terroristas de Hamás.

Las reacciones a esta conexión no se han hecho esperar. Muchos compañeros periodistas han destacado de Ward su valentía por meterse en pleno conflicto, mientras otros en cambio le señalan un exceso de protagonismo a la hora de informar.