lunes, junio 17

La Inteligencia artificial y su efecto positivo en la gestión empresarial

La creatividad y la tecnología son dos elementos que pueden hacer la diferencia para una compañía y para una marca. Esto lo sabe muy bien, David González Natal, un experto del marketing, pero también fiel creyente en que la evolución y el uso de la tecnología son aliados estratégicos, incluyendo a la inteligencia artificial.

En una conversación con Telemetro.com, David González Natal resaltó que los dos disruptores que podían impulsar lo que ya se hacía en LLYC «eran precisamente la creatividad y todo lo que tiene que ver con tecnologías exponenciales, la data es una parte de eso, pero ahora mismo la inteligencia artificial es importantísima para cualquier negocio y lo va a ser y lo está siendo».

Desafíos y fortalezas que ofrece la inteligencia artificial

El uso de inteligencia artificial le ha permitido a LLYC hacerle frente a nuevos retos, explica González Natal, especialmente cuando se interrelacionan las disciplinas, puesto «que los desafíos que nos encontramos hoy en día en nuestros clientes, casi nunca son unidimensionales».

La implementación de nueva tecnología también representa una fortaleza, pues permite resolver los planteamientos de formas diferentes o tomando en cuenta elementos que no estaban en la ecuación inicial. Así lo plantea, González Natal al explicar que como firma, LLYC se ha dotado de muchas capacidades para abordar de manera más coherente las necesidades de sus clientes.

«La verdad es que las capacidades que tenemos en creatividad, en data, pero también en public affairs (asuntos públicos), en comunicación corporativa, en PR (relaciones públicas) nos permiten centrarnos más en el desafío del cliente y buscar una solución», dijo.

La eficacia en la toma de decisiones

Accionar sin escuchar a la audiencia puede provocar errores a la hora de implementar campañas de marketing. Para David González Natal la clave está en que «hoy en día, podemos ser mucho más eficaces en ese mundo porque podemos además escuchar mucho mejor». Esto especialmente, refiriéndose al manejo de la data y su análisis.

Obviamente, con el uso de la inteligencia artificial se convertido en una tarea más eficiente.

Explica que ahora es posible analizar «qué ha pasado con un tema en los últimos cinco años desde múltiples fuentes de data, desde búsquedas, desde reviews… todas públicas, todas fácilmente consultables».

Esta información combinada con los datos de clientes ofrece establecer mejores escenarios. «Entonces el trabajo que nosotros hacemos muchas veces es ayudarles a entender esos datos, qué significan y luego eso sí, luego es cuando viene la creatividad para decir cómo ponemos encima una solución diferente», añade el especialista.

El impacto y la adaptación a la inteligencia artificial

En los últimos años se ha comenzado a escuchar con mayor regularidad sobre inteligencia artificial, especialmente por el impacto o beneficios que puede generar en tareas diarias o muy pesadas para las personas. La transformación es una realidad a largo o corto plazo dependiendo del campo.

«Nosotros la verdad, llevamos mucho tiempo trabajando con otros modelos también de Inteligencia Artificial, principalmente, porque para manejar esos volúmenes de datos que decíamos antes necesitábamos máquinas», aclara David González Natal sobre la implementación de estas herramientas en el flujo de trabajo en LLYC.

Reconoce que cualquier desafío tecnológico y cualquier gran avance puede generar riesgos que se deben tener cuenta, además de temor también.

Sin embargo, González Natal es creyente en la búsqueda del equilibrio, de que estas nuevas herramientas sumen en positivo.

Precisamente, recordó una iniciativa para demostrar que realmente la inteligencia artificial funciona para otras tareas positivas.

Se trató de un proyecto para el Pride con los temas LGBTIQ+, en el cual además de un informe sobre el avance del discurso de odio, también se desarrolló un bot que utilizaba inteligencia artificial generativa para transformar discursos de odio en Twitter en mensajes de diversidad y apoyo a la diversidad.

«Creo que por ahí va, con intentar de pequeño a grande, ver cómo entre todos conseguimos que eso sume y que aporte más valor. Cuando la conversación sobre la inteligencia artificial va solamente de ahorro de costes, a mí personalmente me interesa poco. Creo que las empresas que lo van a hacer bien son aquellas que evidentemente van a automatizar cosas, pero para generar más valor y para ver cómo pueden dedicar a su gente a tareas de mayor valor», aclaró González Natal, para quien lo más importante es «cómo la confluencia de personas e inteligencias artificiales permite cosas que no podíamos hacer antes».